Marbre o lluna glaçada,
errívola,
com pensatiu asfòdel navegues per un cel d’esperança
mentre tes mans ignoren les macilentes febres,
els horrors de la mort sobre el fang
o la injúria envilida
que sota encoratjadores paraules
adrecen els homes a llurs amants secretes.

Jo voldria estimar-te
com el delicat insecte estima la petita memòria d’una flor
o com la terra estima el núvol,
tombat serenament a una harmoniosa presència
que perduri en la llum del teu cos
tan esvelt i tan jove.

Però somni que atansa el somni,
vida que alena vida
no perdona una boca, una inútil tortura;
no perdona un amor que arrela com un arbre
furiosament alçat damunt d’un ventre
o una terra materna.

És per això que estimo
aquesta vella cançó que agonitza.

Joan Perucho©

(Barcelona, 1920 – 2003). Poeta, novelista, crítico de arte y articulista. Ha cultivado, menos el teatro, todos los géneros literarios: poesía, prosa poética, narrativa corta, novela, artículos periodísticos, crítica de arte, libros de viajes y memorias. Toda su obra comparte una misma voz muy personal, estructurada sobre un fondo de ficción, con mitos fantásticos, mundos misteriosos y llena de referencias dirigidas a un público culto.
A los 27 años publica su primer libro de poemas, Sota la sang (1947), y en 1956 su primer cuento fantástico Amb tècnica de Lovecraft. Pero no es hasta la década de 1980 que le llega el éxito popular, con la reedición de la novela Les històries naturals (1960), traducida a más de 15 idiomas, y también con la publicación de Les aventures del cavaller Kosmas (1981), que obtiene los premios Ramon Llull, Nacional de Crítica Catalana i J. Creixells. En poesía cabe destacar Quadern d’Albinyana (1983), que obtiene el premio Cavall Verd de los escritores catalanes. También publica recopilaciones de artículos, como La meva visió del món (1998) o La darrera mirada (2001).
Es galardonado con el Premi Nacional de la Crítica (1981), el Premi Nacional de Literatura (1995) y la Medalla d’Or al Mèrit Artístic de l’Ajuntament de Barcelona (2001), entre otros. Fue Doctor Honoris Causa por la Universitat Rovira i Virgili, miembro de la Acadèmia de Bones Lletres de Barcelona, y miembro y socio de honor de la Associació d’Escriptors en Llengua Catalana.