Caminaré esta tarde, no muy tarde, para encontrarte.

Si entre camino y camino no sales para mí,

con una taza de café entre las manos

a sorbos te esperaré.

Y con lo amargo, con lo oscuro, haré la noche

para que salgas de dónde estés, creyendo que

ya no hay nadie, que todos duermen.

Mas te estaré mirando tras de un mezquite,

con una pena en una mano

y mi corazón en la otra,

para ti.

Rosío Rendón Trujillo©

Hermosillo, Sonora, 1980, poeta, con un poemario Ojo de sol. Interesada en las tradiciones de la etnia yaqui, en Sonora. Ha tenido el honor de participar como madrina del capitán de las celebraciones de la Cuaresma yaqui, en Hermosillo. Egresada de la licenciatura de literatura hispánica de la Universidad de Sonora. Nueve años impartiendo talleres para el Instituto Sonorense de Cultura.  Reportera en un diario local.